Apuntarse a la lista de espera Muchas gracias por su interés. Introduzca aquí su mail y su teléfono y le informaremos en el caso de que haya alguna vacante en el curso o taller.
Email Teléfono Su dirección será incluida en nuestra base de datos temporalmente y eliminada una vez definidas las plazas del curso.

Consejos y errores al comprar un disparador remoto

Consejos y errores al comprar un disparador remoto

Los disparadores remotos es uno de los accesorios más baratos para nuestro equipo y abre un mundo de posibilidades. Se trata de un dispositivo con un botón que hace la función de disparador para poder hacer fotografías en trípode sin tocar la cámara y, por tanto, sin que accidentalmente podamos mover a la cámara.

Disparadores de infrarrojos, cable y programables Nikon. Fuente: imaging.nikon.com

Se utilizan especialmente para realizar fotografías de larga exposición y son indispensables para poder utilizar el modo BULB de nuestras cámaras, como en fotografía nocturna. También se utilizan para realizar más cómodamente fotografías cuando nuestra cámara está montada en un trípode en una posición no muy cómoda para que accionemos el disparador de nuestra cámara o se corra el riesgo de mover a la cámara, como hemos comentado anteriormente.

Hay de 2 tipos, los que son mandos infrarrojos y los que son por cable:

Los mandos infrarrojos son muy cómodos y ocupan poco espacio. Sus problemas son que si se te acaba la pila no funciona (se recomienda llevar una de repuesto), que no todas las cámaras los aceptan (las más baratas no suelen ser compatibles), tienen muy poco alcance y que puedes (o te pueden) disparar o parar exposiciones en otras cámaras de la misma marca si están muy juntas las cámaras. Que una foto de una hora te la pare accidentalmente tu compañero a los 30 minutos es un gran inconveniente.

Los disparadores de cable ocupan bastante más espacio y los hay que funcionan con y sin pilas. Los más complejos que funcionan a pilas tienen varios botones, diversas funciones (especialmente para timelapse e intervalómetro) y pantalla para programarlos. En muchos de estos el disparador (si el botón es mecánico) suele funcionar aunque no tenga pilas. Cada marca tiene varios tipos de conectores para conectar el disparador a la cámara, con lo que hay que estar seguro que el modelo a adquirir es compatible con nuestra cámara. Por otro lado, el cable se puede romper con el uso de tanta torsión, con lo que conviene revisarlo siempre antes de ir a hacer fotos.

Disparador programable con emisor, receptor y cable.

Los programables tienen varias funciones, como intervalómetro o programador. Además de encarecer mucho el precio, cuantas más funciones tengan más engorroso y complejo se hace su manejo, aumentando mucho las posibilidades que no lo utilicemos bien al tener tantas opciones o que nos falle porque su calidad suele ser baja. Hay que ver si esas funciones vamos a utilizarlas, ya que en muchos casos la mayoría de usuarios no las van a emplear. No por tener más funciones es mejor un disparador y éste es el principal error que se comete a la hora de comprar un disparador.

Hay modelos programables que van por mando a distancia y hay que colocar un receptor sobre la zapata del flash de la cámara, y de ahí conectarlo a la cámara mediante un cable. Además de lo engorroso por tener 2 unidades y un cable (que es fácil perder alguno de los componentes o que nos quedemos sin pilas en alguno de ellos), inutilizamos la zapata del flash.

Nosotros no recomendamos los programables salvo que vayamos a utilizar alguna de sus funciones.

Tanto los originales de la marca como de terceras marcas suelen tener las mismas prestaciones y los mismos fallos, aunque suelen tener mayor durabilidad y alcance (en el caso de los remotos) los originales.

Los últimos modelos de cámaras incluyen Wi-Fi permitiendo que podamos controlar la cámara con una aplicación descargada en nuestro móvil y disparar cómodamente. El problema del móvil es obvio y es que si nos quedamos sin batería, nos quedamos sin disparador.

En nuestros talleres de fotografía nocturna hemos utilizado, conocido y sufrido todo tipo de suerte con disparadores remotos. De nuestra experiencia hemos extraído una conclusión: si solo vas a utilizar el disparador, cuanto más sencillo es el disparador menos falla. Aún así recomendamos llevar siempre 2 métodos para poder disparar nuestra cámara, por si uno falla, no nos quedamos sin poder hacer fotografías de larga exposición.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *